Skip to main content

No todo el mundo sabe que durante años Barcelona fue una ciudad amurallada que cerraba sus puertas a las seis y media de la tarde.

Durante la construcción de la muralla, en el momento de incluir el barrio del Raval dentro de ella, y en la desembocadura de las calles Santa Anna y Tallers, se construyeron dos torres que incluían unas canalizaciones que iban a desaguar a La Rambla, para evitar que el agua de lluvia se acumulara al pie de la muralla.

Debido a estas canalizaciones, esta construcción recibió el nombre de Canaletes.

En este lugar existió una fuente que era famosa por el buen sabor del agua que manaba de ella, ya que procedía de la Mina de Montcada.

Cuando en el siglo XIX se derribaron las murallas de la ciudad, la fuente original se sustituyó por la actual de hierro colado, que se ha convertido en uno de los principales símbolos de Barcelona, hasta tal punto que dice la leyenda que, si quieres asegurarte de que vas a volver a Barcelona, debes beber agua de la fuente de Canaletes.

Pero esta no es la única particularidad que acompaña a esta famosa fuente. ¿Sabes por qué los triunfos del Barça se celebran allí? Pues porque cuando aún no existía la radio, muy cerca de la fuente de Canaletes se encontraba la sede del diario deportivo La Rambla.

Los resultados de los partidos se recibían por teletipo en el diario y se colgaba una pizarra en el exterior para informar a los aficionados, lo que suponía una fiesta siempre que el Barça resultaba victorioso.

Es por ello que, muchos años después de la desaparición del diario La Rambla y hasta el día de hoy, los culés celebran todas las victorias importantes de su equipo en la fuente de Canaletes.

 

Close Menu
Barcelona: Narrativa transmedia, diseño transversal y cultura intergeneracional